Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

6 dic. 2016

Quien pierde paga.

Unos leer para aprender, otros para olvidar.
Y devoran el libro o el libro los devora a ellos.
He aquí el plan de un lector maníaco.

«Despierta, genio».

Así comienza la fascinante nueva novela de Stephen King sobre un lector fanático. El genio es John Rothstein, un autor de culto, creador del personaje de Jimmy Gold. Morris Bellamy está fuera de sí, no solo porque Rothstein haya dejado de escribir, sino también porque considera que el inconformista Jimmy Gold se ha vendido para dedicarse a la publicidad. Morris decide matar a Rothstein y vacía su caja fuerte para llevarse no solo todo el dinero sino además el verdadero tesoro: los cuadernos de notas de otra novela protagonizada por Jimmy Gold.

Morris lo esconde todo y al día siguiente acaba en la cárcel por otro crimen terrorífico. Décadas más tarde un chico llamado Pete Saubers encuentra el tesoro y ahora son él y su familia a quienes han de salvar Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson del vengativo y trastornado Morris cuando salga de la cárcel tras treinta y cinco años encerrado.



Este libro no sólo es genial por la continuidad de Mr Mercedes, te embarca en una nueva historia fascinante y que se te hará corta, dándote un pequeño adelanto de lo que puede ser la tercera novela y final de la trilogía. Es un caramelo haciendo varias referencias y capítulos del asesino de Mr Mercedes.

Sinceramente, no sólo te engancha la novela, que es mucho mejor que la primera, es que además te deja con toda la intriga y las ganas de la tercera dejando una puerta abierta que te hace pensar en mil y un relatos.
Personalmente y visto lo leído, es muy probable que la tercera novela incluya algo "sobrenatural" o al menos, eso parece, de lo contrario no sé si me llevaría o no una decepción. Con este autor nunca se sabe.

.

.