Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

25 feb. 2016

Sustos.

Ayer me llevé un buen susto, realmente ser nerviosa tienes grandes inconvenientes, entre ellos, los sustos que te llevas sin saber que te está pasando.
Tampoco tranquiliza mucho cuando te dicen que es estrés, sólo estrés. Combatirlo puede parecer fácil pero no lo es si piensas que estás bien y tu cuerpo opinar lo contrario.
Estaba tranquilamente en la bañera, suelo darme baños con aromaterapia y música. Es una buena combinación si estás nervioso o quieres pasar un rato relajado y ausente de todo.
Hasta ahí todo perfecto si no fuera porque me empecé a encontrar realmente mal, salí de la bañera y me tuve que sentar.
Me mareé de tal manera que mi cabeza parecía que iba a explotar, las náuseas eran insoportables y el calor que me entró hacía que pensara que me iba a fundir.
Estuve más de una hora tirada en el suelo del baño sin poder ni hablar. Cuando me recuperé algo vomité lo que había comido y más.
No puedo explicar mejor la sensación, creo que es de esas cosas que tienes que vivirlas para poder trasmitir la emoción.
Extrañamente me corté y siempre he sido una persona muy poco aprensiva pero ver el corte me hizo ponerme aún peor.
Nervios, sólo nervios. Estrés acumulado, tensión.
Es increíble hasta el punto al que nos puede llevar el cuerpo. Supongo que es por mi manía de no expresar como me siento, mi cuerpo lo expresa a su manera.
Ser nervioso tiene sus ventajas, rapidez, decisión y agilidad pero su parte mala es nefasta.


.

.