Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

3 feb. 2016

Sleepers.

Durante los años 60, la iglesia de los Santos Ángeles y su escuela eran el centro de la "Cocina del Infierno", un barrio marginal de Nueva York. Allí podían refugiarse los niños marginados. John, Lorenzo, Michael y Tommy son cuatro amigos que tratan de sobrevivir en un barrio de inmigrantes y cuya única guía moral es el padre Robert Carillo, un tipo criado en las calles que intenta que no se desvíen del buen camino. Sin embargo, tras una fechoria colectiva en la que casi muere un hombre, los cuatro muchachos son enviados al Hogar Wilkinson.

Hace poco que volví a ver esta película porque si bien sabía que en su día me había gustado, no recordaba bien la trama.



Por algún sitio leí que estaba basada en un libro, supongo que me tendré que ponerme a buscarlo porque si la película es buena, estoy segura de que el libro será mucho mejor.
Es un drama, aunque creo que la elección de actores es acertada. Nunca he sido una persona amante de este tipo de películas pero la verdad es que esta me encanta.

Lo mejor de la película, sin entrar demasiado en la trama, creo que es la visión del reformatorio y como, muchas veces es incluso peor este tipo de castigo para los adolescentes.
Está claro que en los reformatorios no se crearán el tipo de vivencias que se crean en esta película, aunque creo que en la actualidad si se puede dar el caso de forma aislada.

Me encanta la trama, me encanta el giro que toma y me apasiona el final, un final que considero más que justo pese al final de algunos de los personajes que te hace preguntarte que habría pasado si nunca hubieran ido al reformatorio.
Recomiendo verla porque es una buena película, no como las actuales, entre las que cuesta mucho encontrar algo que merezca la pena.

.

.