Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

30 nov. 2015

Las 55 reglas de oro de una esclava (visto por internet)



1. A partir del momento en que tu Amo te acepta como esclava pasas a ser de su entera propiedad en cuerpo y mente y tu única aspiración será adorarlo y complacerlo cada día mas y mejor.

2. Tu no tienes voluntad ni quieres nada. Tus únicos deseos son las órdenes de tu Amo.

3. Tu no tienes nombre. Eres simplemente un objeto, un instrumento que tu Amo podrá llamar como quiera y usar en cualquier momento para obtener placer sexual o mental. Tu obligación es darle el máximo.

4. No harás nada que no sea ordenado o autorizado por tu Amo. Permanece siempre expectante porque las órdenes pueden serte dadas de muchas formas: de viva voz o con una simple mirada, a puntapiés o a latigazos, señalando algo con la punta de los dedos o chasqueándolos, etc..

5. Escucha con la máxima atención las palabras de tu Amo y cumple sus órdenes al pie de la letra.

6. A cualquier indicación de tu Amo contestarás siempre "Si, mi Amo" o lo que Él te haya ordenado, agachando la cabeza en señal de obediencia. Para ti el NO es impronunciable.

7. Para tomar cualquier decisión, tanto en tu vida privada como en relación con tu Amo, lo harás en función de sus gustos y preferencias, tal como Él te habrá enseñado durante tu doma.

8. No tienes derecho a cruzar tu mirada con la de tu Amo. Permanece con la cabeza agachada en señal de obediencia y sumisión salvo que Él desee lo contrario.

9. Mientras estés en escena pero no seas usada permanecerás en el rincón que tu Amo te tenga reservado guardando la que debe ser tu posición "de espera": de rodillas, con la cabeza agachada y en silencio. Podrás apoyar las nalgas sobre tus talones pero mantendrás la espalda erguida y los brazos pegados al cuerpo para realzar tus pechos. Apoyarás las palmas de las manos sobre los muslos y procurarás que los dedos queden bien estirados y separados.

10. Tu otra posición habitual será a cuatro patas, como una perra, manteniendo la espalda horizontal, las piernas abiertas y separadas y el coño expuesto.

11. Cuando tu Amo te llame a su presencia te presentarás ante Él adoptando en la posición "de examen": de pie, piernas abiertas, espalda erguida, manos en la nuca. Después de ser examinada debes ponerte de rodillas frente a Él, tu cara a la altura de su polla.

12. Aprende los gestos y las actitudes propias de una esclava: nunca cruces las piernas, ni en publico ni en privado, y acostúmbrate a mantener los labios entreabiertos. Aprende también las posiciones para servir de mueble a tu Amo: como felpudo o mesita auxiliar, para que sus pies puedan descansar sobre tu espalda, para que las palmas de tus manos le sirvan de bandeja o cenicero, para sostener una copa entre tus pechos, etc.

13. Cuando estés en el trabajo, en tu casa o por la calle y tu Amo te llame para que acudas a su presencia lo harás sin excusas ni dilaciones innecesarias. Estás a su entera disposición las 24 horas del día. Ten siempre a mano las prendas o los objetos necesarios para presentarte ante Él.

14. No te preguntes las razones de las ordenes o castigos de tu Amo. Simplemente acéptalos y cúmplelos poniendo todo tu empeño en ello. Tu dolor es el placer de tu Amo y esa es la única razón de tu servidumbre.

15. No esperes de tu Amo las más mínimas muestras de afecto. Lo mas parecido a ellas serán los azotes de su fusta, que agradecerás uno a uno diciendo "Gracias, mi Amo" o lo que Él te haya ordenado.

16. Tu Amo decidirá cual debe ser tu aspecto en cada momento. Como debes mostrarte ante Él y cómo en público. Por regla general llevarás peinados sencillos y cortes de pelo rectos. Tu ropa de calle habitual consistirá en prendas discretas y holgadas y zapatos planos.

17. Te comportarás en público con la máxima discreción, pero si tu Amo desea verte o exhibirte como una putaperra entonces deberás vestir la indumentaria apropiada y adoptar poses obscenas y extremadamente provocativas.

18. Tu Amo podrá depilarte o raparte como y cuando le apetezca, para castigarte o simplemente para ajustar tu aspecto a sus deseos. Si temes ser rapada, piensa que para Él aumentará tu atractivo y que es a Él, solo a Él, a quien debes gustar.

19. Puesta en escena, tu Amo decidirá las prendas que debes lucir en cada situación, Por regla general se consideran imprescindibles un collar de perra y calzado de tacón alto, sean botas altas, zapatos de salón o sandalias que satisfagan su fetichismo. Cualquier otra prenda no deberá dificultar el acceso inmediato de tu Amo a tus orificios. Por eso están prohibidos los panties y se recomienda que los bodies, corsés, etc. dejen los pechos al descubierto y los realcen.

20. Te sentirás orgullosa de llevar el collar de perra o cualquier otro atributo de esclava que tu Amo te imponga (cadenas, marcas, etc.) pues significan que le perteneces.

21. Cuando tu Amo te ordene que te quites o pongas una prenda lo harás con celeridad y dejando las cosas perfectamente ordenadas.

22. Procura reunir un buen vestuario de cuero, látex, charol o vinilo así como un muestrario variado de botas y zapatos conforme a las preferencias de tu Amo. En tu ropero habrá por lo menos indumentaria adecuada para asumir los roles de criada, puta, esclava y gran perra.

23. Cuida tu cuerpo para que tu Amo te encuentre siempre atractiva y dispuesta a ser usada. Mantén con el máximo cuidado la higiene corporal. Evita los perfumes fuertes y los excesos de cosmética y maquillaje salvo que tu Amo lo desee. Tu cutis, tus labios, tus pechos o tu coño deben parecerle apetitosos en todo momento.

24. En presencia de tu Amo cuida tus gestos, tus posturas y tus movimientos de forma que resulten excitantes. Descubre tu misma cuando le apetece verte insinuante y sensual y cuando desea que seas la más guarra y la más salvaje de las putas.

25. En este caso demuéstrale sin ninguna reserva que estás hambrienta de su polla y de su látigo.

26. Venerarás los instrumentos con que tu Amo te someta a su disciplina con la misma reverencia con que adorarás su polla.

27. La polla de tu Amo requiere la máxima adoración. Cuando la introduce en cualquiera de tus orificios. Cuando la lames o la chupas. Cuando te la refriega por la cara. Cuando mana chorros de semen. Cuando te rocía con su orina o simplemente cuando está en erección, sea a la vista, sea oculta.

28. La leche eyaculada por tu Amo será para ti un regalo precioso y un exquisito manjar que en ningún caso debes desperdiciar. Recoge siempre con el máximo cuidado la que quede alrededor de tu coño o sobre tu cuerpo y trágatela golosamente a no ser que recibas la órden de darte un masaje con ella. Si a tu Amo le apetece correrse en tu boca o en tu cara, o si quiere que le limpies la polla después de correrse, usa la lengua.

29. Si tu Amo se corre en un preservativo, pídele permiso para apurar su contenido. Si se masturba, acércale una fuente y sostenla para recoger su chorro de leche. Luego límpiale cuidadosamente la polla y las manos con tu lengua y pide su autorización para sorber su leche como una perra hambrienta.

30. Vas a ser usada como el urinario de tu Amo. Ofrécele tu cuerpo, tus manos y tu boca para ser regada. Aprende a recibir la orina de tu Amo con la boca abierta y aprecia su sabor, porque es el sabor de tu Amo. Rinde a la orina de tu Amo los mismos honores que a su leche.

31. Cuando tu Amo te considere suficientemente adiestrada te concederá sus excrementos. Aprende a lamerle el culo, a recibirlos y a venerarlos. No rechaces la posibilidad de ser alimentada con ellos.

32. En presencia de tu Amo no tendrás intimidad. Suplica su autorización para hacer tus necesidades y Él decidirá como y donde debes hacerlas.

33. Dormirás desnuda y en el suelo. Si tu Amo te permite hacerlo de forma más confortable considéralo un privilegio.

34. Cuando tu Amo te ordene que cojas o le traigas algo tu forma natural de hacerlo será con la boca y desplazándote a cuatro patas o sobre tus rodillas.

35. Tu lugar natural para comer es el suelo, como las perras. Deberás acostumbrarte a hacerlo sin ayuda de las manos, a mordiscos y lametazos, ensuciándote la cara, sorbiendo los líquidos

36. Mantén tu boca entreabierta, tu lengua y tus labios húmedos y dispuestos para lamer y chupar en cualquier situación, salvo cuando tu Amo te amordace.

37. Cuando tu Amo te ordene que limpies algo hazlo lamiendo, tanto si se trata de alguna parte de su cuerpo (polla, manos, ano..) como de sus zapatos o incluso del suelo.

38. Por regla general permanecerás en silencio, pero cuando dirijas la palabra a tu Amo hazlo con el máximo respeto y dándole el tratamiento que te ha enseñado (mi Amo, mi Dueño, mi Señor...). Mantén la cabeza agachada y háblale sin levantar el tono de voz. Utiliza frases cortas y di las cosas con claridad, brevedad y precisión. No hagas preguntas innecesarias. Tienes terminantemente prohibido decir cosas del tipo "quiero..", "me gustaría", etc. pues tu voluntad ha sido anulada.

39. Cuando te encuentres en presencia de tu Amo y una tercera persona te dirija la palabra deberás darle a entender que primero debe dirigirse a Él para que te autorice a hablar.

40. Cuando participes en escenas en las que además de tu Amo intervengan otras personas o esclavos, demuestra a todo el mundo que tu Amo es el mejor y que ha hecho de ti la más sumisa, la más guarra y la mas puta de las esclavas. Haz que se sienta orgulloso de ti.

41. Llegará el día en que tu Amo te prestará a otros Amos, a sus amigos o incluso a otros esclavos. Sírvelos tal como tu Amo desee y niégate a todo aquello para lo que no tengas su autorización. Delata a quienes pretendan separarte de tu Amo.

42. Si tu Amo posee otras esclavas o esclavos además de ti, serás siempre la ultima en sus preferencias. No aspires a ninguna prioridad o trato preferencial.

43. Tus órganos sexuales no te pertenecen. Como todo tu cuerpo son propiedad de tu Amo que dispondrá de ellos a su antojo. En ningún caso podrás usarlos para buscar placer por tu cuenta sin la autorización de tu Dueño.

44. Tus orgasmos serán siempre autorizados y administrados por tu Amo. No tendrás ninguno sin su permiso, que incluso suplicarás cuando estés siendo usada por él. Si incumples esta regla te expones a un castigo muy severo.

45. Tu coño, tu ano y tu boca serán follados indistintamente.

 46. No rehuyas ni opongas resistencia a la disciplina o los castigos que tu Amo te imponga. Superarás mejor cada una de las pruebas si aprendes a tensar o relajar tu cuerpo en función de las situaciones, cuando tu Amo te azote, te fustigue, te golpee, te pellizque, te arañe, te ate, te amarre, te suspenda o te folle.

47. Acepta las marcas que los azotes de tu Amo dejarán sobre tu cuerpo. Son adornos para su placer. Tu Amo decidirá si debes ser marcada, tatuada o anillada, donde y cuando. Las esclavas anilladas o marcadas al fuego son siempre especiales para sus Amos.

48. Desarrolla tu capacidad de autocontrol sobre las sensaciones dolorosas para mejorar progresivamente tus prestaciones. Verás gozar a tu Amo y te sentirás satisfecha de conseguirlo.

49. Eres una esclava y no tienes capacidad de iniciativa, pero debes rehuir las actitudes puramente pasivas y resignadas, absolutamente inapropiadas. Muéstrate siempre expectante, participativa e imaginativa. El BDSM se basa en la imaginación y en la fantasía: no dejes de alimentarlas. De vez en cuando ofrece a tu Amo alguna parte de tu cuerpo para su disfrute, regálale prendas u objetos que pueda usar contigo y demuéstrale aquellas de tus habilidades que últimamente no ha explotado. Hazlo para complacerle pero asume que si no lo consigues serás castigada.

50. El adiestramiento y el aprendizaje de una esclava no acaban nunca. La imaginación es el mejor instrumento para un perfeccionamiento constante.

51. Confiesa a tu Amo todo aquello que realices en contra de su voluntad, incluso los pensamientos negativos. Sé absolutamente transparente porque la mentira o el engaño significarían el fin de tu servidumbre. Ahuyenta tus dudas exponiéndolas abiertamente. Tu Amo decidirá los castigos que mereces y tomará las decisiones oportunas para tu reeducación.

52. Solicita periódicamente autorización para exponer a tu Amo un balance de tu servidumbre: los cambios que notas, los logros de los que te sientes orgullosa, aquellas cosas en las que temes no complacerle al 100% y aquellos otros retos frente a los cuales todavía te sientes insegura o temerosa. Pídele ayuda para vencerlos y renueva tus promesas de absoluta sumisión.

53. Agradece infinitamente a tu Amo cada uno de sus desprecios, de sus castigos, de sus humillaciones, de sus azotes... porque son etapas del camino que conduce hacia la virtud.

54. El poder y la autoridad de tu Amo te infunden temor y respeto. Su sabiduría y su perverso refinamiento te fascinan. Estás orgullosa de pertenecerle y tu máxima satisfacción es comprobar que usarte le produce mas placer cada día.

55. Conclusión: si deseas satisfacer plenamente tus fantasías de esclava debes concentrar todas tus energías, absolutamente todas, en adorar, complacer y obedecer ciegamente a tu Amo, tu único Dueño y Señor.


.

.