Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

28 abr. 2015

Parte estancada.


Pese a que las cosas me van realmente bien, pese a algún bajón o percance, ya habitual en mí, parece que una parte de mí sigue estancada.

Tengo un trabajo que me permite vivir bastante bien, me puedo dar algún que otro capricho, tengo a mi mejor amigo (porque no necesito a ningún amigo más) y una pareja estupenda que aguanta estoicamente cada una de mis neuras (y, creedme, tengo muchas).
No soy una persona fácil y sólo aquellas personas que me conocen realmente, lo sabe. El resto no tienen ni idea, y me lo demuestran con comportamientos que hacen que me aleje a la velocidad de la luz.
Pese a todo esto, una parte de mi mente parece seguir estancada en el pasado. Un pasado que fue muy doloroso para mí y del que me costó mucho escapar (escapar es la palabra correcta teniendo en cuenta que tuve que huir literalmente).

Cada noche, al dormir, sueño con ese pasado. Estoy de vuelta. Es tan angustioso y doloroso que el sueño es una pesadilla agonizante. Lo peor de esa pesadilla es que, en ella, recuerdo lo que tengo ahora, pero estoy en el pasado. Misma situación, misma persona. Llorando y sufriendo por no tener a mi lado a las personas que tengo ahora, desesperada porque de nuevo, no tengo mi trabajo, vuelvo a ser la marioneta de otro.

Se repite noche tras noche, sé que ese pasado jamás volverá a repetirse, lo sé tan seguro como que algún día moriré, pero mi mente, se empeña en llevarme a el, una y otra vez, sin descanso.

Llevo mucho tiempo durmiendo poco pero es que encima ahora, la angustia que paso soñando, hace que esté agotada todo el día. Dormir se ha convertido en un suplicio para mí. Quiero quedarme anclada en mi realidad y no dejar que mi mente me estanque, de nuevo, en una pesadilla que viví durante doce largos años.

Creí que lo tenía superado pero quizás, una pequeña parte de mí sigue teniendo miedo de volver a aquello. Sé que no pasará pero es imposible controlar los sueños. Es por eso que me pregunto por qué tengo que soñar con aquello todos los días.

Me está amargando en cierta medida y sé que mi pareja sufre porque esto sólo hace que empeore mi carácter, es tan generoso que no se preocupa porque yo esté de mal humor, le preocupa que sufra.

Son sólo sueños, lo sé. Pero revivir mi pesadilla aunque sea de esa manera, me hace daño. No tanto como vivirla realmente, pero me lo hace.
Me siento encadenada a un pasado que dejé atrás, que superé pero que se niega a irse. Estas cadenas me pesan y, lo peor, no sé como liberarme de ellas.

.

.