Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

4 abr. 2015

El sabelotodo.


Creo que todos tenemos o hemos conocido, a la típica persona que, no es que sepa de todo, es que opina de todo aunque no tenga ni la menor idea.
Esta gente suele ser desquiciante y suele rodearle poca gente. El problema no es saber, la gente que sabe acerca de bastante temas, es gente interesante con la que puedes aprender bastante.
El problema está en la gente que, no sabe pero insiste en que si y pone en duda, incluso, lo que tú misma has aprendido o vivido.
Son gente que cuanto más creen saber de todo, más demuestran su ignorancia. Eso sin contar que, además, dejan al descubierto otros defectos.

Suelen ser intolerantes, ya que no soportan otra opinión o vivencia que no sea la suya (aunque esta supuesta vivencia no sea ni propia, puede ser la vivencia de su vecino, amigo o familiar)
En la vida hay protocolos generales, se sacaron, precisamente, para tener unos pasos fijos que seguir a la hora de un tratamiento. Así, diferentes personas, al hablar de un determinado tema, verán como pueden compartir experiencia al haber vivido lo mismo.
Lo mismo pasa con lo que estudias, puedes hablar de conocimientos similares si has estudiado lo mismo que esa persona.
El problema viene con los sabelotodo, no tendrán ni idea pero aún así opinarán, no sólo lo harán si no que se atreverán a llevarte la contraria poniendo en entre dicho todo aquello que tú sabes (tanto por experiencia como por aprendizaje)
Suelen ser personas que se quejan de su soledad pero, seamos realistas, ¿quién aguanta a una persona que habla y cree saber de todo cuando es ignorante (como todos) en muchos temas?
Pues poca gente.
Soy de la opinión de que no deberíamos hablar si no sabemos de algo, para eso tenemos las orejas, para escuchar y aprender en aquello que somos ignorantes.
Nadie en este mundo lo sabe todo y todos y cada uno de nosotros es ignorante en muchos temas. Eso no nos hace ni débiles ni ignorantes. Nos hace personas normales y por eso las conversaciones se basan en hablar y escuchar.
La vida es un continuo aprendizaje pero hay personas que deciden saltárselo e ir por la vida como dioses que todo lo dominan.
Esta gente me saca de quicio y no la soporto. Existen porque en el mundo tiene que haber de todo pero... son difícilmente soportables.

.

.