Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

15 abr. 2015

Anillo de poder o Anillo de O.

Una referencia al clásico contemporáneo de la literatura de BDSM, "Historia de O" , de Pauline Réage (Narra la historia de una fotógrafa de modas parisina sólo conocida con la inicial O, que, por amor a su "maestro" (amante), René, ingresa en una fraternidad sadomasoquista donde se convierte voluntariamente en un objeto sexual, siendo sometida a todo tipo de prácticas perversas (incluyendo azotes y sodomía)).

Se trata del anillo que mostraban en la película (realizada en 1974) las sumisas que eran llevadas al Club por sus Dueños para su adiestramiento y/o iniciación, como muestra de su estado de sumisión a los varones "socios" del Club. Es un anillo de plata, con un pequeño aro en su frontal.

Recientemente ha comenzado a llevarse también por parte del Dueño de una sumisa, pero este lo llevará en la izquierda, mientras que aquella lo hace en la derecha. En realidad, el anillo referenciado en la película no era el que figura en la novela original de Pauline Réage, basado en los símbolos celtas y que carecía de aro frontal.


Tengo que decir que yo soy más partidaria del collar, si bien es cierto que el anillo es más disimulado y es rara la persona que sabe que este tipo de anillo conlleva un compromiso BDSM ( poca por no decir nadie, salvo los de la misma comunidad).
Gracias a 50 Sombras de Grey (sarcasmo) los collares ahora son mucho menos discretos, antes podías decir que era parte de tu estética gótica, punk o alternativa. Ahora... directamente, lo sea o no, se relaciona con un collar de sumisión y, claro, una cosa es que tu lleves un estilo de vida o mantengas un tipo de relaciones sexuales, y otra que hasta el panadero lo sepa. 
No es cuestión de ocultarlo, es que no creo que sea necesario gritarlo a los cuatro vientos. El anillo permite esa discrepción.

.

.