Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

21 abr. 2015

A veces, el tiempo, si nos pone en nuestro lugar.


Durante mucho tiempo viví con la rabia de ver, como aquellos que me habían hecho daño, seguían su vida fecilmente mientras yo, seguía llena de dolor.
Conseguí superarlo, cambiando mi forma de ver la vida, hace ya algunos años, decidí que no merecía la pena estar pendiente de si pagaban o no, aquello que habían hecho.
Pasar página, muchas veces, consiste en eso, dejarlo estar, olvidarlo y pasar. Nada más.

De cualquier manera, si durante un segundo, pasaban por tu mente todas y cada uno de esas injusticias, la rabia volvía a brotar.
Pero sí, a veces, el tiempo (y tengo que decir que puede tardar demasiado) coloca cada cosa en su lugar, y posiciona a cada persona donde debe estar. Dicen que pagas con lo que más te duele. No lo sé.

Hoy ha sido uno de esos días donde he recibido un exceso de información, me han llegado noticias de un grupo de gente (sí, eran un pequeño grupo relacionados entre sí y que forman parte de mi pasado) que me hizo bastante daño.

Mi primera reacción ha sido no querer saber nada, bueno o malo, son personas que hace mucho tiempo, que me dan igual.
De todas formas, cuando alguien quiere contarte algo con insistencia, tienes dos opciones: O le escuchas o te marchas. He decidido escuchar.
No seré falsa ni mentiré. Saber que todas y cada una de esas personas, han pagado justamente todo el dolor provocado, me ha llenado de una sensación que, si bien no sé como describir, sí me ha satisfecho.
Las cosas ya no les van bien, el apoyo que recibieron en su tiempo, se ha volatizado, y, la soledad, les está consumiendo. Considero que es lo justo.
Nunca me defendí de todo el daño que me causaron, nunca lo hago. Mi regla es desaparecer. Si algo no me merece la pena y demás, sencillamente, desaparezco porque hay cosas y personas que no merecen que les des explicaciones.
La gente es consciente del daño que hacen, de las cosas que hacen mal y de sus dichos/hechos.
Pueden excusarse en los "no lo sabía" y los "no lo hice con mala intención".
Todo es mentira. Sabemos lo que hacemos mal y a quien se lo hacemos. Somos plenamente conscientes pero es más fácil fingir que somos buenos y que jamás hacemos daño.
Creo que la persona más valiente es aquella que reconoce sus errores y sabe pedir perdón por ellos. Lo contrario es, para mi gusto, una cobardía. No enfrentas las cosas que haces y, peor aún, algunas personas llegan a convencer a otros de su supuesta culpabilidad. Es de lo más cruel y desleal. La mayor traición.

Hoy estoy contenta, mucha gente ha sido colocada en su justo lugar. Cada uno de nosotros estamos donde debemos y eso me alivia. Ha tardado pero ha merecido la pena.
No hay venganza, sólo justicia.

.

.