Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

2 mar. 2015

Castigos BDSM.

La mayoría de gente asocia los castigos con azotes y demás, tened en cuenta que esto entra dentro del juego y, por lo tanto, a la mayoría de las sumisas, nos gustan "esos azotes" y llegamos a ser "traviesas" con nuestro dominante para provocarle a ello.
La privatización del orgasmo es otro "castigo" que entra dentro de los placenteros para la sumisa.

Los castigos menos agradables, y de los que suelen abusar ciertos dominantes (sobretodo aquellos que tienen más de una sumisa) es la distancia o la indiferencia.
Se recurre a este castigo, más que nada, cuando la sumisa ha desobedecido de forma deliberada y reiteradamente, a su dominante.

Tengo que decir que como sumisa, he tenido un dominante, que tenía a otra sumisa (además de a mí) y aquello, para mí, no funciona. Fue una "relación" corta.
Para mí el BDSM lo vivo desde dentro de mi propia pareja, dejando claro la exclusividad por ambas partes.

El problema de la indiferencia o la distancia (que es bastante doloroso para cualquier sumisa) es que los dominantes inexpertos abusan de este privilegio. No le suelen decir a la sumisa cuanto tiempo va a durar la situación. Si tenemos en cuenta el rol de la sumisa, os podéis imaginar el desamparo y la desesperación que la inunda, más que nada suele pasar en sumisas inexpertas o sumisas ansiosas (entre las que me incluyo)
El dominante debe avisar de que es un castigo, debe prevenir de cuanto tiempo va a durar. La sumisa notará la ausencia pero sin sentirse desprotegida u olvidada.

Para los dominantes (y lo digo como domina que he sido durante un tiempo) es duro aplicar los castigos y nos suele doler más que a los sumisos. Sentimos que algo no debemos de estar haciendo bien cuando hay que aplicarlos.
De cualquier modo, una relación dominante/sumisa que fuera perfecta, sería demasiado idílica y, puede, que aburrida.
No lo sé.
Sólo puede hablar desde mi experiencia, siempre ha sido en pareja y la que no lo fue, duró poco.
Sea como sea, la sumisa no debería dejar que el dominante la abandone de esa manera, dejándola sola y que se martirice. Siempre debe avisarle del plazo (una semana, dos día... lo que sea)
Como dominante debería saberlo y si no lo sabe... Entonces quizás no sea un dominante en el cual confiar. Recordad siempre que debe ser un apoyo y guía para la sumisa.


.

.