Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

10 ene. 2015

Tiempo.

El tiempo puede ser tu enemigo más peligroso o, tu aliado más fiel. Todo depende del carisma que quieras que tome ese tiempo.
Ayuda a sanar heridas, deja al descubierto las mentiras más ocultas o las verdades más crueles.
Abre sentimientos o los cierra. Te ayuda a reflexionar, a tomar conciencia de las cosas.
¿Qué se dice siempre? que dejes pasar el tiempo, que este todo lo pondrá en su lugar.
Sí, el tiempo coloca cada cosa en su sitio, cuando lo queremos con ansía sentimos que el tiempo es pesado como una losa, cuando nos corre prisa, el tiempo vuela.
En este caso, el tiempo es tu aliado. Lo dejas pasar, sin prisa pero sin pausa. Un día, otro... va pasando. Las heridas se cierran, los objetivos se alcanzan, descubres la verdad (o la mentira) la gente va posicionándose poco a poco en el lugar que le corresponde en tu vida (o abandona esta si es lo que necesitabas)

El tiempo... ese amigo que te acompaña en tus noches de reflexión, que te acuna a la espera de que las cosas sucedan. Tiempo, muchas veces sólo necesitamos tiempo.

Pero todo tiene su lado negativo y el tiempo puede ser un gran adversario al que derrotar. Te hace olvidar, para bien o para mal. Cierra sentimientos y aleja personas. Pone un muro de carga sobre tus emociones. Las mitiga, las aprisiona hasta que desaparecen, incluso cuando quisieras que no fuera así. Es un ying yang. Olvidas hasta lo que no quieres olvidar, pierdes lo que es importante para ti.
Cada minuto va contra ti, cada segundo es una suma hacía el olvido.


El tiempo corre y no espera. Hay que ser rápido para que no se nos escape de las manos. Hay que controlarlo para no perder las cosas importantes y hay que dejarlo pasar cuando deseamos olvidar. Es un ying yang. Bueno y malo. 

.

.