Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

2 oct. 2014

No quiero saber.


Actualmente la gente estudia una carrera o un ciclo y se queda ahí. No aspira a más.
Tenemos la ventaja de que hay muchas profesiones que te obligan a ir actualizándote pero si no es así, de muy poca gente o de casi nadie, nace la idea de ampliar sus conocimientos. Por el simple hecho de ser conocedor de más cosas.
Tendemos a no saber de algo y callarnos, no nos molestamos en querer informarnos, tomamos la información que nos dan otros como verdadera. No queremos saber. Nos negamos a saber.

Poco a poco esto es cada vez más notable y es sobresaliente en ciclos medios/superiores. Abunda el pensamiento de "ya lo tengo todo hecho" pero el mundo avanza, las cosas cambian, los métodos evolucionan, pero la gente sigue estancada en aquello que aprendió y no siente la necesidad de querer saber más.

¿Por qué nos conformamos con lo mediocre cuando podemos optar a lo sublime? porque no está de moda. La ropa, los complementos, la música. Nos adaptamos a ella de una manera bestial, somos capaces de memorizar la canción de moda, de sabernos al dedillo que ropa es la que se lleva y que se considera "fuera de temporada".
Llenamos nuestra vida con conocimientos vacíos sin ser conscientes de la plenitud de conocimiento que tenemos frente a nosotros.
¿Cuantas veces escuchamos la frase "eso no me va a servir en el mundo real"? ¿Cuantas veces nos taladran el oído diciendo "eso no es útil"?
El conocimiento no tiene límites y debe bastar con la alegría o el gozo de ser conocedor de algo diferente, la maravilla de ampliar tus conocimientos, el crecimiento personal de poder hablar de cualquier tema sin temor al ridículo.
No se trata de utilidad de trata de ampliar tu horizonte. Ampliar tu mente y expandir tus sentidos.

Somos vagos, somos dejados. Nos quedamos estancados. Nos basta y nos sobra con lo que tenemos. La comodidad se apodera de nuestra vida y olvidamos que poseemos en nuestra mano la llave que abre cualquier puerta. Nuestro cerebro. El también necesita alimentarse y su hambre es infinita. Nunca se cansa, Cuanto más lo alimentas más se expande y más exige.

Nunca hay que dejar que un "no lo sé" ocupe nuestra boca, es mucho mejor un "lo investigaré", "lo miraré".

El conocimiento es nuestro poder, el único que tenemos plenamente a nuestro alcance. El único que puede llenarnos y ayudarnos a conseguir todo aquellos que nos propongamos.
Hay que dejar de actuar con un "No quiero saber" para pasar a un "Nunca pararé de aprender"

.

.