Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

11 sept. 2014

Trabajo.

Tengo una tienda de venta de todo tipo de mobiliario, estoy de cara al público y, pese a lo poco o nada que me gusta relacionarme con gente, se me da bastante bien.
Soy la típica chica simpática, agradable y comprensiva. Es algo que me enseñó muy bien mi ex jefe.
Él fue el primero en enseñarme a usar mi sinceridad de forma productiva para ganarme la confianza de mis clientes. Si ellos veían que hablaba con claridad y siendo sincera en cuanto al producto, seguramente acabaría ganándome su confianza.
Básicamente se trata de ponerte en el lugar del cliente y hacer lo que te gustaría que hicieran contigo. Ser honesta.
Esto funciona muy bien con la mayoría de la gente, la gente normal que cuando va a comprar lo hace siendo consciente de que estás en tu trabajo o negocio para ganarte el pan (como todo el mundo)

Luego están los clientes (encima los clientes que tienen más dinero) que confunden vendedor/comercial/dependienta con esclava personal.
Estos se dedican a intentar regatear el precio, en primer lugar, luego se atreven a darte consejos sobre como llevar tu negocio (cosa muy graciosa cuando la mayoría no ha pegado golpe en su puta vida) y, finalmente, intentan ponerle "peros" a todo.
Estos últimos me ponen de mal humor y llega un punto en el que tienes dos opciones:

- O pierdes la venta pero te quedas agusto diciéndole cuatro cosas.
- O bien, callas, tragas, aguantas y consigues la venta.

La segunda opción viene acompañada, normalmente, de una sensación de "Esta venta me traerá problemas a la larga". Sensación que suele cumplirse en un 80% de los casos (y estoy siendo generosa)

Cuando trabajaba para otros, tragaba carros y carretas, como se suele decir. Desde que trabajo en mi propia empresa lo tengo claro, lo que ves es lo que hay. Si te gusta cómpralo, si no te gusta, puerta.

La mayoría de las personas no se ponen en la posición de otros y (os añado a todos) no sois conscientes de que las cosas tienen un precio y regatearlo es quitarle valor a la mercancía. Es muy simple, si te gusta lo compras y si no te convence te vas a otro sitio a buscar.
A eso le añadimos que cuando la gente no se suele salir con la suya, se vuelve grosera e impertinente y, cuando te pones a su nivel te sueltan cosas como:

- Así no se lleva un negocio.

Claro, me lo vas a decir tú que primero no tienes educación y segundo no has trabajado en tu puta vida.

Sé como llevar un negocio, este no es el primero que tengo y sé, por eso, que quiero y qué no quiero. Desde luego no me voy a dejar pisotear por la primera "lista" que venga. Prefiero perder la venta porque si hay algo que no tiene precio es la dignidad.
Otra cosa que es gratis es la educación pero parece que cuesta dinero cuando hay tan poca gente que la tiene.

.

.