Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

4 sept. 2014

Desconexión.



Muchas veces me pongo a pensar en que si la gente fuera como yo, viviríamos más a gusto y con menos problemas. Desde luego, no soy perfecta, ni de lejos. Tengo mal carácter y tolerancia cero hacía todo lo que no me gusta y, sin embargo, soy bastante pasota, no me suelo enfadar e intento siempre ver el lado positivo de las cosas. Es mi ying/yang.
Sin embargo, pese a ser así tengo mis bajones, como todo el mundo. Hay quien se lía a lamentarse por todo e implica a toda la gente que puede. Yo, me aíslo en mi mundo.
No es mejor ni peor, es mi manera de hacer las cosas. He llevado al extremo lo de no querer contar con nadie porque, seamos sinceros, al final, estás solo.
Empiezo a estar cansada de que a la gente que le brindo mi confianza y apoyo, me falle. No es algo de lo que me arrepienta, siempre pienso que más pierde la otra persona. Al fin de cuentas, es la otra persona la que falla, no yo.
Pese a esto acabas preguntándote el por qué de muchas cosas. Es bastante absurdo porque la vida tiene muchos interrogantes sin respuesta y cuando se trata de personas, los interrogantes se multiplican por mil.
El por qué ciertas personas actúan de una manera u otra, es para mí un enigma, más aún si se trata de gente muy cercana o familia.
Estamos en la era de "voy a lo mío y a ti que te zurzan", es algo que nunca entenderé, debo ser la única que da la cara y está ahí para la gente que quiere. Yo no soy capaz de mirar hacía otro lado si alguien que me importa sufre o tiene un problema.
Por lo visto, soy la única que piensa así.
Estar triste no es parte de mi carácter, quizás porque siempre lo he asociado a ser débil. Estar triste no sirve de nada y tampoco soluciona el problema ergo... carece de sentido y, sin embargo, pasamos mucho tiempo en ese estado. Supongo que es como un luto que debemos pasar.
Si no estoy bien, no me apetece entrar en ningún sitio, a nadie le interesa mi estado de ánimo. Es así. Tampoco a vosotros os interesa. Yo escribo por escribir, por plasmar en algún sitio lo que pienso siento. Ni me ayuda ni deja de hacerlo.
Como siempre digo, es mi forma de sacar la mierda al exterior de alguna manera.
No quiero ponerme en modo Emo, seguro que esto, como todo, pasará, yo sigo sonriendo aunque no tenga ganas, me sigo levantando cada mañana y me digo a mí misma que todo va a salir bien. Y siempre tengo fe en que así será. Es lo que me queda y es lo que tengo.

.

.