Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

1 ago. 2014

Control contra descontrol.

Soy una fanática del control. Me gusta tenerlo todo perfectamente planificado. No salirme de mi rutina.
Supongo que es por eso que soy una auténtica obsesiva compulsiva del orden y la limpieza.
Cuando estudiaba no podía ponerme a ello si no había limpiado y perfumado la habitación previamente, daba igual que lo hubiera hecho el día anterior. Tenía que dedicar un par de horas a limpiar y asegurarme de que todo estaba limpio y alineado. Dentro de ser obsesiva del orden entra ese punto. Todo está colocado de cierta forma, hasta el punto de que sé cuando alguien a entrado a mi habitación /casa y a tocado algo.
Noto un simple roce en mis cosas.
Esta faceta me acompaña en todos los aspectos de mi vida. En el trabajo tengo que tener las cosas bajo control, y sigo siempre las mismas pautas.
Incluso en mi página publico de 3 en 3 en series de 15 y en tumblr de 15 en 15. En Google + sigo la misma norma que en la página y en el resto de sitios igual. La regla del 15.
Cuando puedo tener las cosas bajo control, me siento relajada y segura.
Por eso las cosas que escapan a mi control, como el tema amoroso/sentimental, no me gustan. No sé lidiar con ellos.
Si soy yo la que toma la iniciativa y los plantea, es diferente, ahí controlo yo y sé que quiero conseguir y alcanzar. Estoy en una etapa en la que no me apetece NADA tener pareja ni sentir nada por nadie. No quiero complicarme la vida ni tener un sufrimiento innecesario.
Cuando toman el control por mí me siento desconcertada, insegura e incrédula. Me gusta tener el control porque es parte de mi zona confortable pero al mismo tiempo, si yo pudiera ser de otra manera, estaría bien que alguien se me declarara a mí. Sería un impacto pero sería algo nuevo y, de todas formas, a veces hay que romper los muros que nos protegen y nos resguardan ¿no?

.

.