Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

11 ago. 2014

Cadenas.

Dicen que todos tenemos cadenas de una u otra manera. Cada cual las suyas.
Yo tengo las mías y soy muy consciente de ellas.
El amor es algo que no entra dentro de mis planes, por supuesto, no lo hace a corto plazo pero tampoco a uno largo. Pensar en tener pareja me da grima.
Es toda la sensación de sentirme oprimida y agobiada. Pensar en tener a alguien todo el día pendiente de mí, me estresa y agobia.
Me gusta hacer lo que me da la gana sin tener que decirlo. Tomar mis decisiones sin tener que compartirlas. Me gusta hacer y deshacer tal y como quiero.
Tener que compartir todo eso con otra persona... me escama. Me resulta insoportable.
No digo que no me atraigan o gusten otras personas, lo hacen. Soy una mujer sana y activa (creo que está claro que tengo deseos como cualquier ser humano normal)
Antes nunca me había pasado, y eso que he tenido experiencias malas y nefastas. Eso debió haberme cerrado pero lo curioso es que me cerré en banda cuando tuve una buena relación.
Él me daba toda la libertad del mundo, era un hombre con mucha personalidad e independencia.
Pero, algo debió cambiar en lo más profundo de mi ser. Algo se debió romper sin que me diera cuenta porque no he vuelto a ser capaz de sentir ni lo más mínimo por nadie.
Ese vacío de sentimientos me hace encontrarme rara, como fuera de lugar. No es que tenga miedo de sentirlo (o quizás sí, no he llegado a ese punto) sencillamente, no puedo sentirlo. Es como si hubiera puesto un muro con el ladrillo más duro del mundo y no permitiera a nadie derribarlo.
Siento mucho agobio al pensar en una pareja, como si me cogieran del cuello y apretaran. Como si me encerraran en una habitación muy pequeña y no me dejaran salir.
Cuando me gusta alguien intento mantenerme todo lo fría que puedo, no me apetece crear una situación confusa. Que me gustes o atraigas no significa, ni de lejos, que me plantee una relación. Para mí, hoy por hoy, es algo imposible. No lo puedo concebir.
Me aterra, sentirme atada me aterra.
Es lo irónico, esa cadena que temo sentir es la misma que me ahoga. Si pudiera liberarme de estas sensaciones, estoy segura de que podría conocer a alguien que me hiciera feliz.

.

.