Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

15 may. 2014

Vida.


Siendo sincera, no tenía ningunas ganas de escribir. No creo que las tenga ni mañana ni pasado ni dentro de un mes. De cualquier forma, no voy a ponerme a lamentarme, sólo quería hacer una reflexión.

Mucha gente me pregunta sobre mi opinión acerca del suicidio, supongo que porque soy gótica y asocian mi subcultura con él, ya sabéis, topicazos. La he dado varias veces pero hoy quería alargarlo algo más.

Si nos ponemos a analizar la vida desde todas sus perspectivas, no tiene puntos buenos, quizás tengas momentos fugaces en los que te sientes feliz pero son eso, momentos muy fugaces.
Hoy en día y más en España, nuestra felicidad depende mucho de nuestra economía y la mayoría de la gente apenas puede subsistir. Aún así si dispones de una economía sana, hay varios factores que hacen que siempre estés con "esa pequeña angustia en el pecho".
El ser humano, como cualquier especie, busca la compañía y la necesita. Es curioso que yo diga esto porque soy una persona que la rehuye, pero incluso yo, necesito a alguien a mi lado. Estoy de acuerdo y soy la primera que defiende que lo que más necesita una persona es a él mismo pero, no nos engañemos, todos necesitamos un apoyo que, en la mayoría de los casos, no tenemos. Este sentimiento de soledad se marca a fuego creando un desasosiego tremendo.
El sentimiento de soledad es, quizás, una de las causas más frecuentes en un suicidio. No se soluciona rodeándote de gente, el problema seguirá y no se solucionará porque te den palabras de ánimo, las palabras no sirven de nada. Al fin de cuentas eso hacen los amigos, consolarte con palabras porque poco más o nada pueden hacer.

La depresión aparece de muchas maneras, quizás por una enfermedad, por un desengaño amoroso (aunque personalmente veo tan absurdo deprimirse por un amor... me parece muy inmaduro), problemas económicos, problemas familiares...

La depresión es como el mejor cazador del mundo puesto que te atrapa sin darte apenas cuenta, te sumerge en lo más profundo de la miseria y te consume sin darte tiempo a reacción.
Cuando llegas a este punto, el suicidio parece la mejor opción.

Creo que la gente que ha tenido una vida dura, es la más apta para aconsejar a otros, básicamente les hace ver que sus problemas son un grano de arena en el desierto y que hay gente que sí vive rodeada de desierto sin encontrar un oasis donde desconectar.
Mi vida ha sido dura, muy dura, desde que tengo uso de razón. Siempre he aconsejado y ayudado a mucha gente, a demasiada gente. Nunca he encontrado la misma respuesta y pienso que es debido a que somos las experiencias que vivimos y no se puede forzar a ir contra la naturaleza de las personas, por eso, ni tan si quiera tengo nada que reprochar, mi vida no ha sido como la de los demás así que no puedo esperar la misma respuesta que tengo yo hacía ellos.

Y ahora voy directa al grano después de esta pequeña reflexión general.
Ninguno de nosotros decidimos nacer y estoy segura, de que la mayoría de nosotros si hubiéramos sabido en qué consistía la vida, no habríamos elegido nacer. La vida es una lucha continua en la que su único objetivo es ponerte a prueba para comprobar hasta dónde decides llegar y si eres capaz de rendirte.
El suicidio trata de eso, es una rendición, decides rendirte, bajar del tren, parar en la estación.
Decides no seguir.

¿Como lo veo yo? como tal, no creo que seas un cobarde o menos persona que el resto. Decides no seguir porque no puedes. Sólo planteo una pregunta ¿realmente no puedes? si lo has intentado sin descanso  puedo respetar que decidas rendirte, si no... NO.

Aún así si no decidimos nacer, creo que tenemos pleno derecho a elegir cuando morir, cuando queremos terminar, cuando elegimos detener el tren y bajarnos.
Es sólo una opción más.
La vida no viene con manual de instrucciones y si viniera yo lo resumiría:
"Te putearé, te haré caer una y otra vez, te pondré a prueba 
sólo para ver hasta dónde eres capaz de llegar 
y cuanto dolor eres capaz de soportar."
Y eso es la vida, no os engañéis pensando lo contrario. La vida, en general, es una mierda, y no merece la pena tanto esfuerzo.
Rendirse es una opción más.

.

.