Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

19 may. 2014

Soy tan gótica que...


En la subcultura gótica se distinguen dos tipos de góticos muy diferenciados, yo los divido en góticos tranquilos y góticos eufóricos.
Los primeros son con los que yo, particularmente, me siento cómoda. Son personas amantes y seguidoras de la subcultura gótica que la viven de manera tranquila y sosegada. Es parte de ellos así que la ven como algo bastante natural. Ellos no se sienten diferentes del resto de las personas. Aman su estilo y forma de vida. No necesitan presumir de lo que son, tampoco necesitan destacarlo. Lo que ves es lo que hay y tampoco necesariamente tienen que vestir de su estilo.

Después nos encontramos a los eufóricos, esos que necesitan que el mundo sepa que son góticos, cualquier comentario hace que saquen a relucir qué son y de donde vienen. No suelen tener mucha idea y esto se da, sobretodo, en los góticos más jóvenes.
Van vestidos con el estilo al extremo, cualquier excusa es buena para hacer gala de que son góticos y lo llevan como su fuera una bandera que grita:

 SOY GÓTICO, SOY GÓTICO.

Nunca he entendido los fanatismos, y en la subcultura gótica menos. Es decir, los fanatismos nunca son buenos, los extremos conllevan malas acciones, confusiones y disputas.
Si entiendo poco los radicalismos en política o en religión, menos los entiendo en un subcultura que, al fin de cuentas, es una manera de pensar que adoptas como tuya pero que "presume" del libre albedrío y de respetar las ideas del resto. No se puede radicalizar con algo así, no tiene sentido.
Frecuentemente me encuentro con comentarios tipo:

- Soy tan gótica que cago murciélagos.
- Soy tan gótica que menstruo petróleo.
- Soy tan gótico que tengo tatuada la estrella de David.

Creo que no es necesario que haga comentarios ante estas afirmaciones tan absurdas. Algún día los nuevos góticos aprenderán, como ya lo aprendieron los de la vieja escuela, sólo que dado el mundo actual, temo que el movimiento degenerará mucho más y acabará estropeado.
Desde mi pequeño lugar en el mundo espero conseguir que eso no suceda aunque tenga que explicar mil veces en qué consiste y de donde viene la subcultura gótica.

.

.