Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

17 may. 2014

¿Qué esperamos?


Me he dado cuenta por lo que leo y me dicen por diferentes sitios, que el concepto de lo que debe ser una pareja está bastante "materializado".
Hemos llegado al punto de que si una pareja no puede aportarnos una estabilidad y una buena economía, no nos interesa.
Hoy en día se busca pareja con trabajo o que esté bien posicionada, es lo único que importa actualmente.
En el caso de las mujeres es más acusado, aún se sigue con el pensamiento machista de:

 "Un hombre bien posicionado que me mantenga"

Es bastante vergonzoso. Mi punto de vista es radicalmente opuesto a la mayoría (oins, que raro xD)

Una pareja no debe aportar, debe complementar. Debe apoyar y relazar las buenas características que ya posee la pareja pero no debe ni cambiar ni aportarle nada más que apoyo y confianza.
¿En qué punto nos volvimos materialistas olvidando algo tan importante como un abrazo cuando tienes frío o una caricia en la cara cuando estás triste?
 ¿Cuando se dejó de valorar lo realmente importante y empezamos a preocuparnos por el dinero de la cartera de la otra persona?
 ¿Qué nos ha pasado para volvernos tan fríos?
No se sabe en que punto nuestras elecciones cambiaron de lo espiritual a lo material.

Como gótica de espíritu, por llamarlo de alguna manera, creo en el romanticismo, pese a ser poco cariñosa o poco expresiva en mis sentimientos.
Valoro una mano que me de apoyo cuando sienta que me voy a caer, un abrazo que me de calor cuando mi cuerpo se estremezca de frío, una caricia que aparte mis lágrimas cuando sienta que la tristeza me consume. Una persona que cuando esté conmigo haga que mi tiempo se detenga y no me importe malgastar cada segundo con su compañía.
¿Acaso hay algo más puro y sincero?
Hemos olvidado lo que es importante y necesario. Ya no existe el amor ni el romanticismo, sólo la necesidad. El mundo se muere y se apaga, cada vez somos más fríos, más materialistas...
Nada encoge nuestro corazón y nada nos estremece.


.

.