Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

6 may. 2014

Abrazo.


Digamos que últimamente mi soledad me está pesando. Es algo que nunca me había pasado pero también es cierto que me paso la vida creando corazas y muros a mi alrededor.
Aparte de esto, siempre visualizo un gran agujero negro en mi interior y desecho dentro de él todo lo que me puede hacer daño o lo que no me apetece recordar.
Hago que caiga ahí dentro y desaparece, no lo vuelvo a recuperar nunca más.
Aunque no lo recupere, me consume, va poco a poco minándome psicológicamente de forma muy sutil, casi imperceptible, como una enfermedad, cuando te das cuenta, es demasiado tarde. Te ha comido por dentro.

Llevo una racha bastante mala, en realidad, desde que dejé a "esa persona" no sé si es casualidad o no, pero las cosas sólo han ido a peor. Desde he entonces sólo me he caído y levantado sin parar, desde agosto he ido cayendo paulatinamente en picado hasta estar al borde de tocar fondo.

Me considero una persona fuerte, también me considero una farsante ¿cuanta gente de mi alrededor sabe que me siento triste y deprimida?, nadie.
Sonreír se ha convertido en mi escudo y la indiferencia mi lanza, voy equipada con ella día y noche y sólo los suelto cuando estoy a solas, sin embargo, tanto tiempo a cuestas hace que me sea difícil (incluso para mí misma) sincerarme y pensar detenidamente que me pasa.
Siempre desecho todo pensamiento negativo.

Sí, lo siento en mi interior, carcomiéndome, trepando por mi alma hasta querer alcanzar toda esperanza y dejarme hundida, corretea por mi interior y yo sólo le ignoro, como si no estuviera. Es mejor eso que hacerle frente.

Es una metáfora un tanto explícita pero así lo siento, siempre ignoro mi dolor, me levanto cada mañana pensando "debes ser fuerte, no puedes quejarte, sigue hacía delante, olvida el dolor, trágatelo, fúndelo en tu interior"

Me pesa, me agota... Quiero quitármelo de encima, quiero estar bien, no fingir estar bien, quiero estarlo. Sé que podré ¿cuantas hostias me ha dado la vida y aquí sigo? muchas y cada vez más y más duras, la vida no se cansa de darme lecciones.
Tendré que aprender otra vez, mientras, seguiré soñando con un abrazo que no llega y una compañía que me comprenda.

.

.