Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

13 abr. 2014

Familia.


No sé hasta que punto esta entrada será larga o la cortaré a mitad porque sea demasiado complicado explicar toda la situación  hasta el punto actual.

Hoy voy a hablar de mi padre y mis hermanos (que son hijos del mismo padre pero no de la misma madre)
Empezaré por mi infancia donde mi padre maltrataba cada día y sin descanso a mi madre, tanto física como psicológicamente. Evidentemente, mi hermana y yo también pillábamos (aunque mi hermana "lo ha olvidado" cosa muy graciosa porque yo lo he visto, pero en fin, ella misma con su tema)

Fue así hasta que tuve 14 años y le dio tal paliza que acabó varios días ingresada en el hospital y ya en ese momento le pedimos mi hermana y yo (cosa que también mi hermana ha olvidado, muy gracioso sí) que le denunciara y le dejara.

Así estuvimos varios años sin saber de él hasta que mi madre se echó una pareja con la que yo no me llevaba bien y no me quedó más remedio que irme a vivir con mi padre. Al principio bien. Te llevas bien con él mientras le sigues el rollo y le dices a todo que sí.
Cuando murió mi abuelo no quise ir al entierro, soy de esas personas que pasa de llorarle a un muerto con el que no tenía relación, del que no se acordaba y que tenía con él la misma relación que con el vecino del frente. Vamos, que me importó una mierda que se muriera, así de claro.

Así que ahí empezó mi tortura. No me dejaban usar el baño, no me daban de comer y lo más bonito que me decían era "eres una inútil que no sirves para nada". Ante esta situación mi por entonces novio y sus padres (yo tenía 15 años) me llevaron a asuntos sociales y me otorgaron la emancipación. Así pues cogí mis cosas y me fui.
Un día caminando por la calle me vio y me dio la paliza del siglo, aún tengo secuelas en la mandíbula que serán de por vida. Sus puñetazos me causaron una lesión de por vida.
Evidentemente denuncié y gané el juicio. Fue condenado y yo no volví a saber de él durante 14 maravillosos años donde ni le eché de menos ni me acordé de él ni un minuto de mi vida.

La cuestión es que su mujer (la madre de mis hermanos) le denunció por malos tratos (¿casualidad? no creo en esas cosas) así que se vio solo como la una y con mi hermano pequeño de la manita.

Realmente, me comieron la cabeza para que me hablara con él con la excusa de que mi hermano pequeño me adoraba.

Y ahora pasamos a la actualidad, durante el tiempo que ha pasado desde la reconciliación hasta ahora que nos hemos mudado mi madre y yo con él, la relación era más o menos buena. Decidimos tanto mi madre como yo dejar el pasado atrás y empezar de cero.

Todo iba bien hasta que el sábado mi hermano fue detenido por consumir drogas en la calle siendo menor y sin ir con documentación. Así que aquí doña Magui pasó su sábado recogiendo al niñato de mierda de la comisaría porque su padre estaba de juerga con una de las mil y una mujeres con las que se acuesta.

Evidentemente, y después de haberlo suspendido todo le castigué.

Así que mi padre ayer se puso agresivo, intentó echarme de casa (cosa, de nuevo, muy graciosa porque claro, el contrato de alquiler está a nombre de mi madre y mío y somos las que tenemos contrato, el tiene pues... mierda en las tripas, poco más)

En fin, sólo quería desahogarme porque todos los putos días me tenía que hacer cargo de un niñato de 16 años drogadicto y maltratador (como su papi) intentando que cambiara de camino y que hiciera algo con su vida para que no acabara siendo lo que es en la actualidad "un mierda".

Lo más gracioso es que el niñato nos ha utilizado tanto a mi madre y a mí y he vuelto a aprender, una vez más, que nadie merece que le defiende, ni que luche por él.
He vuelto a aprender que no le importo a nadie, ni familia, ni amigos. NADIE.
Así que vuelvo a preocuparme por mí misma y a quererme más que a nadie porque estoy SOLA en el mundo. Cosa que no me importa y sé que volveré a partirme la cara por la gente que creo que debo hacerlo, y sé que me volverán a fallar y sé que me darán una hostia tras otra pero ¿sabéis qué? duermo todas las noches llena de felicidad pese a mis problemas porque me quejo del mundo pero lucho desde mi posición para cambiarlo y mejorarlo. Duermo con mi conciencia muy tranquila porque el tiempo es el mejor maestro, pone a cada cual en su lugar. Soy una luchadora y me tiré 14 años sin padre y sin hermano y jamás me acordé de ellos. Puedo tirarme todo el resto de mi vida.

Yo soy mi tesoro más preciado, soy lo que más quiero y soy una luchadora.
Ahorraré y me llevaré a mi madre conmigo a otro piso. Volveremos a estar en paz y ganaremos esta batalla.

Este hombre piensa que nos puede amargar la vida y yo sólo tengo algo que decirle:

COMPAÑERO, NO SABES A QUIÉN TE ESTÁS ENFRENTANDO. SOY TU HIJA. PERO NO TU ESCLAVA. NO ME CONOCES NO QUIERAS HACERLO.

.

.