Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

6 dic. 2013

De víctima a verdugo


¿Cuanto tiempo llevo atrasando este post? sólo mi amiga Lucy sabe cuanto. Interminables noches de charla hablando sobre este tema, finalizando con un "escribiré sobre eso". Han pasado 3 semanas y seguía sin encontrar la manera perfecta de plantearlo. Sigo en las mismas pero el ansía de mi amada Lucy por leer este post me han obligado a calentarme la cabeza.
Es fácil hablar sobre un tema cuando es parte de una conversación, sale sin plantearlo y finaliza de una manera grácil sin ser brusco y quedando cuasi perfecta.
El tema sobre el que nos hemos pasado noches y noches hablando es el siguiente:
¿En qué punto pasa una persona de ser víctima a ser verdugo?
La conclusión a la que llegamos es bastante evidente. Cuando una persona se cansa de ser siempre la que recibe los golpes decide empezar a darlos antes de recibirlos.
Por supuesto, nosotras nos basamos en un hecho concreto. En realidad, nos hemos basado en mi propia experiencia personal.
Hubo un tiempo en el que fui víctima. Veía venir de lejos los palos que estaban por llegarme pero agachaba la cabeza y dejaba que cayeran con todo su peso sobre mí, luego llegaban las lamentaciones y la depresión, las preguntas sin respuestas y el dolor.
Un buen día, simplemente, me cansé de ser la "víctima" no tomé medidas puesto que en ese momento de mi decisión, estaba empezando una especie de relación con alguien. Le avisé mil veces "no me la juegues, te arrepentirás, mis días de ser la que sufre se acabaron"
Como todo ser humano, nunca nadie cree en las amenazas o en los avisos (según como quieras mirarlo) y, efectivamente, me la jugó. Hace un tiempo habría agachado la cabeza y me habría dejado por mi dolor, le habría llorado, odiado y habría sufrido como si no existiera en el mundo nada más. Esos días, como bien digo, pasaron y aprendí a canalizar mis sentimientos hacía algo más productivo o, al menos, menos doloroso para mí.
Aprendí a jugar y, como dice el dicho, no empieces a jugar si no crees que vas a ganar. Así me convertí en verdugo y no paré hasta joder a esa persona en todos los aspectos de su vida. ¿Lo conseguí? por supuesto.
¿Me siento orgullosa? ni sí ni no, es algo que debía hacer. Las personas deben aprender a que todos somos de carne y hueso, todas albergamos sentimientos y no se debe jugar con ellos.
Fue una etapa de mi vida, donde fui realmente mala, y me encantó. Ahora, sencillamente, paso de todo, nadie me importa excepto yo misma. Volvería a hacerlo si alguien intenta volver a jugar conmigo. Pasar de víctima a verdugo es muy fácil, tan fácil como no hacer a los demás aquello que no queremos que nos hagan a nosotros, tan fácil como aplicar la lógica de vive y deja vivir.
Hay gente que desconoce estos puntos, un recordatorio no les va mal.
¿Soy mala persona por ser vengativa? Ni buena ni mala. Soy sólo humana.

.

.