Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

27 sept. 2013

Sentimientos humanos


Entre la multitud de defectos del ser humano, nos encontramos con el egoísmo. Somos tremendamente egoístas hasta en las etapas más dolorosas o extrañas de nuestra vida.
Un ejemplo claro es cuando estamos deprimidos o sumidos en un estado de mucho dolor. Cuando estamos así sólo entendemos dos términos. Estás conmigo o contra mí. No aceptamos que, simplemente, alguien que es "amigo" o familiar nuestro no nos apoye incondicionalmente en todo lo que pensamos o decidimos.
Para poder explicarme mejor pondré un ejemplo:
Una  mujer se enamora, mantiene una relación con una persona y esa persona le deja. Aumentemos el drama suponiendo que ese hombre la deja por otra persona o, sencillamente, la ha utilizado. No sé, imaginad cualquier tipo de putada que esa persona haya podido hacer y, como resultado, la otra parte está sufriendo. Ya sabemos que no hay dolor más insoportable que la pérdida de lo que amas (sea por un motivo u otro)
Te sumerges cada vez más y más en tu dolor.

De repente te das cuenta que esa persona sigue feliz y con su vida, como si nunca hubiera pasado. Entonces te empiezas a preguntar una y otra vez sin descanso por qué la persona causante de tu dolor sigue feliz y con su vida mientras tu sufres una agonía de dolor que crees que no tendrá fin (evidentemente, lo tiene, el tiempo lo cura TODO)
Empiezas a ser consciente de lo injusto que es, porque lo es.
¿Por qué la persona que causa el daño puede seguir feliz mientras la víctima sufre? ¿Por qué no es él quién sufre si es el causante de tu dolor, si es quién lo ha echo mal?
Ahí es cuando empezamos a ser egoístas, queremos que la otra persona sufra, queremos que su agonía sea lenta e insoportable como la nuestra. Empezamos a maquinar en nuestra mente una y mil maneras de vengarnos, cada cual más terrible que la anterior.
Así somos, así aliviamos nuestro dolor cuando somos dañados...
¿Somos irracionales? posiblemente, pero es nuestra razón las que nos lleva a este estado.

.

.