Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

23 ago. 2013

Falsas creencias de los góticos: La Violencia


Vengo de nuevo con otra falsa creencia hacia los góticos. Por nuestro estilo y apariencia en general, se nos tacha de agresivos y asociales.
Dentro del mundo gótico existe nuestra filosofía que es bastante rica y extensa. Dentro de ella seguimos una norma bastante común en la mayoría de las tribus urbanas que es "vive y deja vivir"
Los góticos odian ser juzgados por su apariencia así que su norma es no hacer lo mismo con el resto (ya sabéis la idea gótica de que lo esencial escapa a los ojos y el físico y aspecto exterior es sólo una cáscara)
Son tremendamente sensibles y de ahí su gran amor a todo lo relacionado con el arte. Es su forma de expresión. Un gótico será capaz de apreciar la más extraña de las pinturas, leer cualquier libro con la mente sin perjuicios y ver, hasta en la escultura más atroz, que se esconde detrás.
Este tipo de sentimiento e idealismo hace al gótico anti violencia pues la agresividad es uno de los motivos de la melancolía que caracteriza a nuestra tribu.
El gótico quiere un mundo limpio donde se acepten tanto los sentimientos más tristes como las etapas más felices. Busca paz de espíritu, busca estar relajado, se busca a sí mismo sin necesidad de nadie más.
Nuestra apariencia sólo es parte de nuestra subcultura, el amor por lo oscuro sólo es porque sabemos que en toda luz hay oscuridad y en toda oscuridad hay algo de luz. Nuestro estilo es una parte de nuestra representación pero sólo eso.
Que aceptemos todo lo positivo y negativo que nos encontramos no nos hace adoradores de lo negativo. Simplemente lo aceptamos como parte de nuestra vida, miramos más allá y no contribuimos al desgaste de la sociedad, ni con violencia, ni con ira. Sólo nos acompaña la melancolía.

.

.