Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

11 jul. 2013

Así está el trabajo

En España mal, ya lo sabéis. No sólo está mal para aquellos que están en paro.
Voy a contar mi caso en particular. Llevo seis meses trabajando en una empresa donde no tengo seguro, trabajo 12 horas diarias porque está en la capital y yo vivo en un pueblo. Como en mi puesto de trabajo, me tumbo un rato y a seguir la jornada laboral.
Es por esto que no tengo tiempo para nada, cuando llego a casa estoy tan jodidamente cansada que sólo deseo tumbarme y dormir. Tampoco lo consigo, el mismo agotamiento que acumulo a lo largo del día me impide descansar.
Añadimos que el comer en el trabajo todos los días hace que coma poco y mal, con el consiguiente dolor de estómago y demás molestias que eso acarrea.
Seguimos sumando que hago el trabajo de dos personas. Tengo que vender, atender quejas, hacer pedidos y financiaciones como comercial. Por otro lado debo facturar, controlar los gastos, cierres, albaranes y demás (el trabajo de un contable)
Pero ¿sabéis que es lo mejor? que me deben dinero desde el mes de Abril. No, no estoy cobrando.
La mayoría diréis que me vaya y le denuncie. Bien, no puedo porque mi jefe es el cuñado de mi hermana, ella ve perfecto lo que me están haciendo porque no hay trabajo y debo tragar con lo que hay. Dado que vivo con ella y no tengo un duro ¿qué me queda? tragar.

No estoy amargada ni infeliz. A veces me cabreo, mi salud está empeorando por momentos y lucho contra la depresión. Pese a todo aún hoy lo llevo bien. Mañana no lo sé pero... hay momentos en los que la debilidad puede conmigo y muchas ideas estúpidas pasan por mi cabeza.
¿Lo que más me jode? que yo soy así, me están haciendo así.
En fin, siento la chapa, necesitaba desahogarme ya que no tengo a nadie con quién poder hacerlo.

.

.