Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

17 may. 2012

Retrum Cap 1

Un guante en la nieve
La primera vez que escuché aquella voz fue un atardecer de invierno.
Había subido la cuesta del cementerio del pueblo, que estaba cubierta
por una fina capa de nieve. Faltaban pocos días para que terminaran las
vacaciones de Navidad y me sentía hastiado de las reuniones familiares. En
el camino no me había encontrado ni un alma, sólo las huellas de las aves
que ahora graznaban en el cielo crepuscular.
Sabía que el camposanto estaba cerrado a aquella hora, pero me gustaba
la vista privilegiada sobre el Mediterráneo. Teià es un pueblo colgado en una
montaña frente al mar. Sin embargo, al estar ligeramente hundido, el «gran
azul» no se ve a no ser que busques un promontorio, como el del
cementerio.
Apoyado en una de las tapias, me entretuve siguiendo con la mirada
un barco lejano cuando aquello surgió…. El corazón se me disparó al oír el
canto. Era una voz extremadamente fina, como de cristal. Y provenía del
otro lado de los muros.
Sin salir de mi asombro, agucé el oído para escuchar aquella melodía
fúnebre. Efectivamente, la voz de niña surgía del cementerio cerrado. Un
escalofrío recorrió mi columna vertebral mientras trataba de descifrar el
canto:
Sun was hiding into the clouds
Black birds flew over the graveyard
I was feeling half dead inside
Without knowing you were half alive1
1 El sol se escondía entre las nubes / Negras aves volaban sobre el camposanto / Me
sentía medio muerta por dentro / Sin saber que tú estabas medio vivo.
―Pero, ¿quién demonios…? ―me pregunté en voz alta para ahuyentar
el miedo.
Justo entonces la tonada lúgubre se interrumpió, como si el ser que la
había proferido hubiera detectado mi presencia. Atizado por la curiosidad,
corrí hasta la verja cerrada, pero desde allí no era posible ver el lugar de
donde había surgido la voz.
―¿Hay alguien ahí? ―grité ante la posibilidad de que un niño se
hubiera quedado encerrado en el cementerio.
Silencio.
El rumor sordo del viento era la única respuesta, mientras la noche
empezaba a caer como un pesado telón.
Entre perplejo y fascinado, opté por volver a casa.
Comencé a bajar la cuesta lentamente, cuidando de no resbalar con la
nieve helada. Aquel cántico espectral me habría parecido una alucinación
transitoria, de no haber resurgido cuando me hallaba a unos treinta metros
del camposanto.
Tal vez porque el viento que bajaba por la ladera facilitaba la propagación
del sonido, la vocecita se dejó oír nítidamente. Cantaba ahora notas más bajas y
ásperas, como si adoptara el tono de un hombre.
Why are you alone in here,
so far and near?2
Eché a correr cuesta abajo, con el riesgo de resbalar y despeñarme por
el barranco, y no me detuve hasta alcanzar las primeras casas del pueblo.
+ + + +
Tras una noche de insomnio ―no podía quitarme de la cabeza aquel
canto―, regresé al cementerio bajo la luz de la mañana.
2 ¿Qué haces aquí solo / Tan lejos y tan cerca?
Llegué minutos antes de que el funcionario abriera la puerta, que
crucé con paso decidido para dirigirme a la zona del cementerio donde
había oído la voz.
Las tumbas y lápidas reverberaban con la nieve y la escarcha, que
devolvían los rayos de sol con un resplandor fantasmal. Y yo era el único
visitante del cementerio a aquella hora.
Me detuve cerca del muro desde el que había escuchado el canto. No
había pisadas de ningún tipo en los caminos entre las tumbas, pero podía ser
que las hubiera cubierto una suave nevada nocturna. Me disponía ya a salir
del pequeño cementerio, cuando algo oscuro sobre una losa me llamó la
atención.
Intrigado, me incliné sobre lo que resultó ser un largo guante negro de
licra, como el de Gilda en la película. Lo despegué de su lecho de nieve.
Desprendía un perfume suave y especiado, lo que significaba que no llevaba
mucho tiempo olvidado allí. Como máximo una noche…
Mientras enrollaba el fino guante para guardarlo en mi bolsillo,
entendí que pertenecía a quien había cantado la melodía fúnebre.
Recordé aquella voz extraordinariamente fina, como de una niña de
coro. Quizás una mujer con tono de soprano había cantado desde el
cementerio cerrado. Aquello era más extraño todavía, puesto que yo había
sido el primero en entrar en el camposanto y no había encontrado a nadie.
Sólo el guante sobre la nieve y un misterio que no alcanzaba a descifrar.
Tendrían que pasar meses para que, con el fin de la nieve, emergiera
una respuesta más inquietante aún que el propio enigma.

Descarga libro:

http://www.4shared.com/document/-waAYYEL/MF-_Retrum.html

.

.