Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

13 mar. 2012

Subcultura

La cultura es, como todos lo sabemos, aquel núcleo en donde están comprendidos como válidos una serie de valores tanto éticos como estéticos de un conjunto de seres humanos. Ahí donde hay consenso en las creencias religiosas o metafísicas, en la forma de reproducir la vida material, en la concepción que se tiene de lo bello y de lo bueno. En general, la actitud que se tiene hacia la existencia y la realidad. Esa cosmovisión aceptada como cierta y que de ella se derivan valores para la vida es aquello que se convierte en una forma cultural.



La variedad de expresiones culturales obedece a las distintas cosmovisiones que diferentes grupos humanos guardan, las diferencias existen tanto en el tiempo como en el espacio. A partir del Renacimiento y con él de la aparición de la Edad Moderna, se amplió y fue posible la apelación a la diferenciación que existe entre los seres humanos; esta tendencia, un poco ficticia en la realidad de la prácctica concreta de la vida, ha logrado que en nuestra sociedad posmoderna surja un fenómeno de expresión antes desconocido por la sociedad humana: el fenómeno de la subcultura. Así es que encontramos de un lado a la "Cultura Oficial" y en contraparte a las diversas "Subculturas" dentro de un mismo tiempo y espacio.



A primera vista parece un tanto contradictoria hablar de Subcultura en el seno de una cultura, ¿no sería acaso la subcultura más bien una forma alterna de la cultura oficial? La respuesta es un rotundo No, la razón gira en torno a esto: la subcultura es primero un reto a los valores formales convencionales en la medida en que estos, en nuestra sociedad, tienden a volver al hombre en un ser unidimensional en donde solo es válida una sola cosmovisión y en consecuencia una sola forma de actitud hacia la existencia y con ello surge el absolutismo y la represión de la expresión del espíritu humano. Subcultura aparece entonces como una especia de radicalismo y una vía que le ofrece al alma humano un aspecto diferente de sí misma. Esto implica por lo tanto que la subcultura es además una forma agónica de humanismo.

Las formas de expresión subculturales (o bien contraculturales) se entienden así como aquellas se realizan en primer momento como refutatorias de la visión oficial, es decirle a la sociedad: ¡también existe esto! La primera característica de la subcultura es así su forma «destructiva» de los valores tanto éticos como estéticos de la cultura oficial, por eso es que la actitud que ésta última tiene hacia la subcultura es siempre de rechazo. Sin embargo, una subcultura no se reduce a esta cualidad, sino que es de ella de donde aparecerá su valor como forma creativa del espíritu humano: sobre las ruinas que quedan de los valores formales habrán de aparecer sus nuevos ideales y códigos de expresión que, a partir de su propia cosmovisión, serán aquellos que lleven al individuo a la virtud de la vida, es decir, al ideal tanto ético como estético de la existencia, el encuentro con lo bueno y lo bello y con ello de la verdad.



Se entiende así que una verdadera Subcultura no es ni nihilista, ni inestética, ni inmoral, pues para que sea realmente una expresión CULTURAL está basada en una concepción clara y explícita de la existencia y de la realidad, sea la multicitada cosmovisión. Esos aspectos solo aparecen así a los ojos de los ídolos de la cultura oficial, a la cual justamente se está desechando.

Así podemos diferenciar una auténtica expresión de subcultura de una actitud de "pose" o simplemente de vulgarización de la cultura oficial que redunda en un nihilismo superfluo. Una no-subcultura trata simplemente de deformar los códigos superficiales de la cultura institucional pero sin romper real y radicalmente con sus valores fundamentlaes y con ello sin la posibilidad de la expresión creativa del espíritu, pues éste sigue enajenado. De igual manera pasa con las formas alternativas de la sociedad: éstas solo buscan formas distintas de expresar lo mismo.



Es claro que una Subcultura es sobre todo un estilo de vida realizado al lado de una "filosofía de la vida", radicalmente distinto de lo oficial.

Muy bien, y por qué está ese molesto prefijo de "sub" para referirnos a la subcultura, ¿qué hace que ella no sea más bien la «Cultura oficial» La respuesta es simplemente que la cultura oficial es aquella que está instituida sobre la base de la ideología de la clase social, política y económicamente dominante.

.

.