Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

13 dic. 2011

Licántropos (Origen)

Cuando el mundo aun era joven, cuando los portales mágicos se abrieron y desataron la furia de los vientos sobre las nuevas tierras de Weltgott, fue en ese momento cuando los primeros licántropos pisaron la tierra. Tanto animales como plantas cubiertas por magia se convertían en  maravillosas criaturas, pero por cada intercambio mágico se producían sobrantes que se acumulaban y rondaban la inmensa bóveda celeste.
 
Años pasaron y en el norte se presentaron las más grandes acumulaciones. Por mucho tiempo, el espectáculo que producían estas acumulaciones brillando en el cielo atrajeron muchos visitantes, en especial humanos, los cuales sufrieron el oscuro destino.
 
Una noche, una gran explosión en el cielo cubierta de truenos parecía traer el fin del mundo. Fue en aquel entonces cuando ellos aparecieron. Como una gran manta, los vestigios mágicos y oscuros cubrieron gran parte del norte; surgidos de orgullosos cuerpos humanos, una nueva raza despertaba en Weltgott, ellos eran los licántropos.
 
Los Humanos, inquietos por los nuevos inquilinos, iniciaron una serie de sangrientas contiendas contra ellos. Estas contiendas consistían en enormes cacerías a lo largo de todo el bosque en las que cientos de cazadores y mercenarios atraídos por las tentadoras sumas de dinero concedidas, arrasaban, quemaban y mataban cualquier forma de vida Licantropa. Fueron tiempos sombríos y amargos que todavía hoy siguen forjados en los corazones de esta orgullosa raza, ser perseguidos por los que un día llamaron hermanos, no es algo que se olvidara con facilidad.
 
Acosados y esquilmados, sin la capacidad de hacer frente a sus verdugos, los clanes Licántropos huyeron a las montañas. Fue aquí, donde el destino de esta joven raza cambió.

.

.