Traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified


YA NO ESPERO A QUE PASE LA TORMENTA, APRENDÍ A CAMINAR BAJO LA LLUVIA

19 nov. 2011

El Nombramiento

Si no has leído la primera parte, hazlo: El Amanecer

El Nombramiento
Las cosas parecieron calmarse durante un tiempo. Pero sólo hasta que todos se acostumbraron a sus nuevos papeles. Algunos se irritaron, cansándose de sus nuevas identidades, y empezaron a negociar con otros para cambiar de papeles. A veces por un tiempo, a veces permanentemente. Es por eso por lo que algunos espíritus no actúan como se supone que deberían en todo momento: probablemente hay alguien más en su piel. Cuando se alzó la Celosía y los mundos de la piel y el espíritu se separaron, esta especie de cambio de pieles se hizo mucho más difícil, e imposible para la mayoría. Los más ladinos retuvieron el poder, aunque sólo puedon hacerlo temporalmente.

Pero algunos tenían ese cambio de piel como parte de su Nombramiento. Hay muchas historias sobre todos los problemas que causaron estos espíritus al tener dos o más nombres. Se dice que fue Coyote quien lo empezó todo. Había un lugar donde se encontraba Gaia, dejando que los espíritus entrasen uno a uno para darles nombre. Coyote entró y recibió su nombre. Estaba bastante contento por ello, pero decidió que podía mejorar la apuesta. Le robó su piel a un humano, poniéndose otra vez en la cola. Cuando Coyote volvió a entrar en el lugar, Gaia creyó que era un humano, y le llamó como tal. Coyote salió y empezó a reír, sabiendo que había conseguido dos nombres. Pues bien, Lobo, Oso, Gato y varios otros le preguntaron qué pasaba. Él se lo contó, y todos fueron a robar alguna piel humana y ponerse de nuevo a la cola.

Finalmente, Cuervo fue el último en entrar, pero no podía dejar de reírse. Gaia le preguntó qué le ocurría, pero ni siquiera pudo parar el tiempo suficiente para contárselo: se estaba riendo tan fuerte que su piel se cayó revelando que era Cuervo. Gaia, furiosa por haber sido engañada, le dijo a Cuervo que nunca tendría nada propio, y que tendría que robarlo todo. Cuervo dijo que no era culpa suya, que Coyote lo había hecho antes.

Gaia los llamó a todos de vuelta para decidir qué haría. Finalmente dijo que no podía deshacer lo hecho, pero que pensaba arreglar las cosas de alguna forma. Volvió a nombrarles a todos, pero esta vez dijo que sus primeros retoños tendrían dos nombres, y que correrían libres por el mundo, llevando dos pieles. Dio a cada uno de ellos un propósito especial, y se convirtieron en sus defensores y protectores. Así, los cambiaformas recibieron nombres especiales.

.

.